« Salvaguardia : visibilizar lo invisible »

Tekoharte - Unesco - invitation

En un mundo cada vez más globalizado, la preservación de los saberes ancestrales, especialmente aquellos custodiados por mujeres y pueblos indígenas, enfrenta grandes desafíos. Paraguay es un país rico en diversidad cultural, y es precisamente en esta diversidad donde radica su potencial. Los saberes populares y ancestrales, transmitidos a lo largo de generaciones, constituyen una herramienta invaluable para comprender las subjetividades y, por ende, promover la cohesión social. Sin embargo, hoy en día, su continuidad se ve amenazada por diversos factores contemporáneos.


El cambio climático, el acceso a la tierra y los recursos naturales representan enormes retos para la continuidad de las expresiones culturales que contribuyen a la construcción de la identidad social en Paraguay. La sostenibilidad de prácticas como la cerámica (ñai’upo) y la elaboración de textiles con fibras de karaguatá están estrechamente ligadas a la disponibilidad de recursos presentes en los territorios habitados por las mujeres que practican estas técnicas.


“Salvaguardia, visibilizar lo invisible” es un testimonio vivo de cómo la combinación de conocimientos heredados y el acceso a los recursos naturales pueden converger en obras de arte únicas. En esta muestra, cada artista despliega su estilo y visión personal, dando forma a piezas que trascienden lo común para convertirse en expresiones auténticas de su creatividad.

Las reconocidas maestras del arte popular, Julia Isidrez de Itá y Ediltrudis Noguera de Tobatí utilizan la técnica precolombina del ñai’upo. Sus manos dan forma al barro negro extraído de los esterales para crear piezas que posteriormente son cocinados en hornos a leña. Si bien, la técnica les ha sido heredada de forma intergeneracional, cada una de ellas ha sabido imprimir su propio sello distintivo, enriqueciendo así el legado cultural. El uso del barro negro (ñai’u) para la producción de obras artísticas o utilitarias pone en relieve la conexión existente entre la materia, el territorio y la capacidad transformadora y creativa de las mujeres, custodias de los saberes ancestrales.

Tekoharte - Unesco - Buho

El Búho – Juana Marta Rodas

Tekoharte - Unesco - Espiritu Santo

El Espiritú Santo – Julia Isídrez

Tekoharte - Unesco - Eva

Eva – Ediltrudis Noguera

Por otra parte, las mujeres Nivaclé y Manjui, de la localidad de Pedro P. Peña en el Chaco Paraguayo, elaboran telares confeccionados a partir de las fibras del karaguatá y tintes naturales, plasmando en ellos iconografías que reflejan la cosmovisión de su pueblo. Rosa Pirancho, Elsa Gomez, Antonia et Ester Carema… tejen con maestría los hilos del karaguatá, previamente teñidos con pigmentos extraídos de hojas, flores y tallos recolectados en su árido territorio.La elaboración de los textiles va más allá del simple acto de tejer. Las mujeres han otorgado un significado más profundo al quehacer textil, resignificando su trabajo a través de la creación de telares de gran porte. La producción de estos telares no solo les permite explayarse artísticamente, sino que también fortalece su papel protagónico dentro de la comunidad y la salvaguarda de los saberes ancestrales.


Otra forma de expresión adoptada por los pueblos indígenas del Chaco Paraguayo, es el dibujo a bolígrafo. Esta expresión, recientemente incorporada, transmite la tensión entre la fauna, la flora y la pérdida del territorio debido al desarrollo productivo y la deforestación. En cada obra los dibujantes logran plasmar la profunda relación y conexión existente entre los pueblos indígenas y el territorio. La capacidad de observación y contemplación de la naturaleza de estos artistas nos permite comprender la relevancia de la protección de su entorno. Esto, a su vez, nos permite vislumbrar otras formas posibles y respetuosas de convivir y de relacionarnos con la naturaleza.


Alejado del mundo globalizado y vertiginoso, el talento de los artistas paraguayos pone de manifiesto la riqueza existente en los saberes ancestrales y los recursos naturales para crear obras únicas de alto valor cultural que respetan el tiempo que conlleva los procesos de lo hecho a mano.

Esta exposición deja en claro un compromiso con la preservación del patrimonio y deja entre ver los desafíos existentes en los territorios para su continuidad.