Arte popular

Paraguay es un país rico en recursos naturales con una cantidad importante de artesanos que se dedican a los trabajos de alfarería y cerámica, en distintas localidades utilizando diversas técnicas. Una de las características principales de esta modalidad es la preparación de la materia prima, la pasta o mezcla, preparada según los recursos propios de cada territorio y la finalidad del objeto, siendo la arcilla o el barro los componentes principales. El proceso de cocción puede ser a baja, mediana o alta temperatura con horno a leña o eléctrico, alcanzando temperaturas de 550 °C a 1050 °C, 1050 °C a 1200 °C y 1200 °C a 1300 °C respectivamente. A las técnicas milenarias se han ido incorporando nuevas técnicas de cocción, según el avance de la tecnología.

En Paraguay, los ancestros transmiten a sus hijas, y éstas, a su vez, a las suyas: el secreto del barro y la belleza de las formas, modeladas a mano.

Juana Marta Rodas y su hija Julia Isidrez se encuentran entre las ceramistas contemporáneas más reconocidas de América Latina.
Su arte combina la herencia guaraní con las influencias jesuíticas traídas por la colonización. Juana Marta Rodas y Julia Isidrez han desarrollado cada una un estilo original y un lenguaje personal.

Aunque fruto de la misma técnica y de la misma tradición inmemorial heredada de los antepasados, sus cerámicas presentan inesperados rasgos zoomorfos y contornos redondeados, alejándose de sus funciones utilitarias para convertirse en verdaderas esculturas.

La técnica del modelado a mano se realiza en muchas localidades del país, utilizando principalmente la arcilla y el barro negro. Ñai’u en guaraní significa “arcilla” y po es una abreviatura de apo que por sí sola significa “hacer”, y que añadido a algún sustantivo deriva en el significado de trabajar, resultando que la palabra signifique trabajar la arcilla o trabajo en arcilla.

A diferencia de las ciudades de Itá y Tobatí, que utilizan el barro negro, en la ciudad de Areguá, los artesanos utilizan la arcilla con mayor porcentaje de caolín, que hace que la materia prima sea de un color más claro. Dependiendo de la técnica de cada artesano, el barro es limpiado de impurezas y posteriormente mezclado con arcilla o polvo de ladrillo para lograr la consistencia deseada. La utilización de estas técnicas de modelado y cocción de barro se remontan a épocas ancestrales de algunos pueblos originarios. En el caso de los Guaraníes realizaban urnas funerarias y recipientes para trans- portar o almacenar agua y alimentos. Hoy en día, estas técnicas aún permanecen en algunas comunidades indígenas de nuestro país.

  • Materia prima : barro sedimentario o negro, arcilla, agua.
  • Herramientas : palillos, piedras y hojas de superficie lisa.
  • Productos principales : objetos decorativos y/o utilitarios.
  • Principal(es) departamento(s) de producción : Cordillera (Tobatí), Central (Areguá, Itá), Yaguarón (Paraguarí) et Boquerón (Pedro P. Peña, Mariscal Estigarribia).

Fuente : Instituto Paraguayo de Artesanía